Lantus: ¿mañana o noche? ¿una o dos veces al día?

24/01/2014

Tendría que revisar mi historial médico para recordar hace cuánto que uso Lantus. Lo que sí recuerdo claramente es que gané flexibilidad de horarios y disminuyó el riesgo de hipoglucemias.

Siempre he usado la Lantus en una sola dosis, antes de ir a dormir. Aunque en teoría la Lantus dura 24 horas, en la práctica no es así. Siempre he tenido tendencia a llegar un poco alta a la cena porque la Lantus ya se estaba agotando; por lo que me suplementada con un par de unidades de Humalog en la merienda.

Con esta pauta de insulinas he estado mejor y peor, pero nunca he sentido la necesidad de cambiar las insulinas… hasta hace poco. Hace ya más de un año que vivo en el Reino Unido, y para hacer el cuanto breve, los horarios de las comidas son absolutamente diferentes. Al principio me resistía y mantenía el horario español, pero hace ya tiempo que me he adaptado. Así que,  mientras que en España desayunaba sobre las 9, comía a las 3, y cenaba a las 10; en el Reino Unido desayuno a las 7, almuerzo a la 1 y ceno a las 7. Sin embargo seguía con la misma pauta de insulinas, y un control bastante malo. Supongo que no tiene mucho sentido, pero era un gran cambio y he tenido que sopesarlo.

Lamentablemente aun no tengo acceso a asistencia médica con un equipo especializado en diabetes, y el cambio de insulinas he tenido que realizarlo yo sola. Y así es como lo hice, y la lógica que seguí:

Mi situación previa al cambio de insulinas indicaba que la insulina no me estaba durando 24 horas, y que el suplemento de insulina rápida de la merienda no estaba siendo efectivo. No podía subir la dosis de Lantus de más de 20 unidades porque ya amanecía con leves hipoglucemias (en torno a 70, a veces menos, a veces más). El control iba bien hasta después del almuerzo, donde se me descontrolada por completo.

Así que pensé que necesitaba algo de insulina de acción retardada para cubrir las horas de la tarde. No estaba segura de la respuesta era mover toda la insulina a una única puesta por la mañana, o si acabaría provocando que me despertase con hiperglucemias. Otra opción era dividir la insulina en dos puestas, pero no estaba para nada segura acerca de qué porcentaje sería el adecuado para cada puesta, así que ante tanta incertidumbre decidí comenzar un cambio gradual. Comencé poco a poco, a reducir las unidades de Lantus de la noche y pasarlas al medio día (a las 12). Realizaba un cambio cada tres días, debido a la larga acción de la insulina, y para poder valorar bien los cambios en mi control. Fui restando unidades de las 20 de la noche a una nueva puesta al medio día, hasta que llegué a ponerme 14 unidades por la mañana y 4 por la noche. Cuando llegué a este punto conseguí no tener tendencia a hiperglucemia por la noche, ni hipoglicemia por la mañana.

Los cambios se verían así:

Día 1: 20 u. noche. Hiperglucemia por las tardes, hipoglucemia por las mañanas.

Día 2: 14 u. noche + 4 u. medio día

Día 4: Noto mejora, ¡no me lo puedo creer! Creo que debo continuar pasando unidades al medio día.

Día 5: 12 u. noche + 6 u. medio día.

Día 7: Sigo apuntando y estudiando mis controles, y estoy segura de que voy a pasar casi todas las unidades al medio día, pero quiero ir poco a poco, para minimizar el riesgo de hipoglucemias.

Día 8: 8 u. noche + 10 u. medio día

Día 11: 4 u. noche + 14 u. medio día.

Día 12: Estoy bien, pero quiero comprobar si podría eliminar la puesta de la noche.

Día 14: 2 u. noche + 16 u. medio día.

Día 17: Me he estado despertando con el azúcar alta, así que vuelvo a 4 u. noche + 14 u. medio día.

Como se nota que estoy acostumbrada a la pluma antigua (Lantus SoloStar) y me pongo las unidades de dos en dos. :)

Esa es mi pauta actual, 14 u. de Lantus al medio día y 4 u. en la cena. Con este cambio he solucionado la tendencia a hiperglucemias por la noche, y a hipoglucemias por la mañana, y poco a poco voy mejorando los controles. Cuando realizo actividad física muy intensa reduzco las 4 unidades de la cena a 2 unidades, para evitar hipoglucemias.

Posteriormente leí que si hay tendencia de hipos por la mañana o antes del almuerzo una opción es mover la puesta de Lantus al almuerzo. Además, las dosis pequeñas de Lantus duran menos tiempo, así que la tendencia a hiperglucemia antes de la puesta de Lantus se suele solucionar con un suplemento de rápida (que a mi no me estaba funcionando), o con dos puestas de Lantus (así que no iba para nada desencaminada). Sin embargo, no estaba para nada segura de qué porcentaje de insulina debía ponerme por la mañana y por la noche, así que tuve que ir probando y tardé más de dos semanas, en las que extremé las precauciones ante posibles hiperglucemias. Sin embargo, posteriormente leí que al dividir la puesta de Lantus, la mitad y un tercio de la dosis debe ser inyectada en la mañana, y el resto por la noche.

Imagino que más de uno se estará preguntando por qué no he ido al centro de salud a preguntar, o por qué no he hablado con mi endocrino. Pues ya me habría gustado. Por desgracia el personal sanitario que me está llevando la diabetes deja bastante que desear. Pero ya me estoy moviendo para conseguir una atención sanitaria de calidad. Mientras tanto dirijo mis preguntas al Dr. Ragnar Hanas a través del fantástico manual (en inglés) Type 1 Diabetes in children, adolescents and young adults.


Cobertura médica en Reino Unido

12/12/2012

Como estudiante universitaria europea en el Reino Unido, todos los trámites burocráticos están siendo muy sencillos. No obstante voy a escribir este post como una pequeña guía de los pasos que he ido siguiendo para pedir cita con el médico de cabecera (GP general practitioner) y conseguir recetas de tiras reactivas e insulinas, ya que por sencillo que sea el papeleo el funcionamiento del NHS –equivalente a la Seguridad Social– es diferente.

De las primeras cosas que hice al instalarme en el Reino Unido fue ir al centro de salud. El centro de salud esta dentro del campus universitario, e ir formaba pare del programa de bienvenida. Sólo tuve que presentar mi tarjeta universitaria, y rellenar un formulario con mis datos personales, y al poco me llego a casa una carta con mi número del NHS. En unos meses viene mi pareja, y tendrá que realizar estos trámites, así que actualizaré este apartado.

Es importante no confundir el número del NHS, que es sólo para el médico, con el National Insurance Number, que es algo así como el equivalente al DNI y que generalmente requieren para trabajar.

Con el número del NHS pedí cita en el centro de salud. El GP me hizo las pregunta pertinentes acerca del tratamiento de la diabetes tipo I y el hipotiroidismo, y me preguntó si quería trasladar mi expediente y asignarme un endocrino aquí en Reino Unido. Como no estoy muy segura de que sí el cambio implicaba perder el derecho a asistir al especialista en España -ahora que lo pienso parece un poco absurdo- dije que no. Supongo que siempre estoy a tiempo de cambiar de opinión.

Os recomiendo que antes de viajar os acerquéis a vuestra farmacia y comprobéis que los medicamentos que utilizáis están disponibles en el Reino Unido. De este modo, si no esta disponible la misma marca será mucho más fácil encontrar una equivalente y evitar malentendidos. De antemano os digo que Humalog, Lantus y las tiras OneTouchEasy están disponibles.

Finalmente el GP me proporcionó las recetas -prescriptions-. En la parte de atrás de cada receta hay una serie de opciones que recogen las diferentes condiciones por las que un paciente estaría exento del pago de medicamentos. Debemos marcar la casilla que dice que estamos en posesión de un Medical Exemption Certificate válido.

En la práctica no importa que no sea así, sólo marcamos la casilla, firmamos la receta, y si el farmacéutico nos pregunta le decimos que la tarjeta esta en trámite.

Un dato curioso es que el farmacéutico tiene que darnos todos los medicamentos que figuran en la receta al mismo tiempo. Por lo que sí tiene que encargar alguno de ellos, tendremos que esperar a que estén todos listos para poder pasar a recogerlos.

20121212-104509.jpg

Bueno, y ¿cómo tramitamos el Medical Exemption Certificate? Debemos pedir el formulario FP92A, o decir que queremos tramitar el Medical Exemption Certificate. Es en el centro de salud donde os podrán proporcionar ese documento, no en la farmacia. Os recomiendo que solicitéis el documento antes de vuestra primera cita con el médico, así podéis rellenarlo (sólo pide información básica acerca del domicilio y cosas así) y que vuestro doctor os lo firme durante la consulta. Luego podéis probar a ver si en el propio entro de salud os tramitan en envío, y sino enviarlo a la dirección postal que aparece en el formulario.

Yo lo solicite la semana pasada, y cuando llegue actualizare la entrada.

20121212-190512.jpg

En resumen, los pasos son:

    En España, consultar a nuestro farmacéutico y asegurarnos de que los medicamentos que utilizamos están disponibles en el Reino a unido, o averiguar su equivalente.
    Inscribirse en un centro de salud. Llevar el pasaporte (copia y original), y si es posible uno o dos documentos que acrediten nuestro domicilio.
    Una vez que os llegue la confirmación por correo postal a vuestro domicilio, pedir cita en el centro de salud. Aprovechar para solicitar un formulario para la exención del pago de medicamentos.
    A la primera cita médica es muy recomendable llevar un informe del médico anterior, los medicamentos que estamos utilizando, y el formulario listo para ser firmado por el doctor.
    En la anverso de la receta marcar la casilla correspondiente, -Medical Exemption- y firmarla. Y comprobar que las medicinas que nos han proporcionado son las adecuadas.

Peligrosa confusión entre Humalog Kwikpen y Humalog Basal Kwikpen

25/05/2012

El pasado 15 de mayo el Real e Ilustre Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, (se lama así, que le vamos a hacer), emitía una circular advirtiéndo que se están cometiendo errores al dispensar Humalog Kwikpen y Humalog Basal Kwikpen.

Humalog Kwikpen es una insulina rápida (insulina lispro), mientras que Humalog Basal Kwikpen es una insulina de acción intermedia (insulina lispro-protamina).

Parece ser que al tener unos nombres tan parecidos se han producido errores al hacer la receta y/o al dispensar el medicamento. ¡Que no nos den gato por liebre! :)

 

Es importante que los usuarios de ambas insulinas prestemos especial atención cuando vayamos al médico y a la farmacia.

 


Retiran Lantus Optiset y la sustituyen por Lantus Solostar, pero la insulina es la misma.

08/05/2012

Hace tiempo que en Hisotria 1857557 hablábamos del nuevo diseño de algunas plumas de insulina (mayo de 2010) y más concretamente del cambio de la pluma Lantus Optiset por Lantus Solostar (diciembre de 2010), que es una pluma con mejor diseño.

Recientemente se está hablando mucho de las insulinas Lantus, ya que hay bastante confusión entre sus usuarios debido al cambio de formato y nombre de las plumas. Y es que el 15 de febrero de 2012 se anunció la “sustitución definitiva del antiguo dispositivo Optiset por el dispositivo SoloStar”.

Han cambiado la pluma, pero la insulina que contenía Lantus Optiset y que contiene Lantus SoloStar es la misma, y el uso de las plumas es muy similar, siendo más sencilla la pluma SoloStar. Si tenéis dudas al respecto no dudéis en ir a vuestro centro de salud, o consultar en vuestra farmacia, y adicionalmente podéis consultar el artículo referente al cambio de la pluma Lantus Optiset por Lantus Solostar (diciembre de 2010)

Las plumas de Lantus Optiset han dejado de fabricarse, pero seguirán distribuyéndose hasta fin de existencias. Esto puede generar algunas confusiones, por ejemplo que al médico no le aparezca la insulina Lantus Optiset en el programa informático cuando va a extendernos la receta, o que tengamos una receta de Lantus Optiset que no podamos validarla en la farmacia porque ya han agotado las existencias y sólo tienen Lantus Solostar. Por eso es importante recordar que…

Lantus Optiset y Lantus SoloStar contienen la misma insulina, el mismo precio, la misma cantidad, la misma proporción de unidades… pero diferente nombre y código a efectos administrativos (en lo que compete al médico y la farmacia)

Os adjunto el comunicado de SANOFI, que proporciona un número de teléfono gratuito 900 24 77 24 para cualquier consulta que tengáis al respecto.


Un año usando la Cartera Frío

14/12/2010


Ver “Mantener fría la insulina”

La Cartera Frío es el sistema que suelo usar, tanto en la calle como en casa, para conservar la insulina a una temperatura óptima, y asegurarme de que no se echará a perder.

Ya llevo más de un año usando la Cartera Frío, y sólo puedo decir que ¡quiero otra más grande! (:

Es cierto que la cartera no es barata, pero para mi ha sido una inversión que sin duda vale la pena (y no, no me llevo comisión… lamentablemente XD). La verdad es que después de un año de traqueteo, dentro del bolso, mochila, en la playa y tras haberla pasado varias veces por la lavadora la funda exterior empieza a verse un poco vieja, pero enfriar, que es lo que importa, sigue enfriando perfectamente; y no he vuelto a tener un sólo problema con las insulinas a causa de un golpe de calor.

Al releer el primer post he corregido que no lo uso con Glucagón. Vi en MiDibaetes.cl que Marcelo lo usaba, y aunque con excepticismo porque es un medicamento que no quiero que se ponga malo bajo ningún concepto (imaginaos una situación de urgencia en la que necesitamos el glucagón y que éste no funcione correctamente…) confíe en el criterio de Marcelo y lo he transportado algunas veces en la Cartera Frío, y la verdad es que parece que conservaba bien su temperatura.

La cartera sigue enfriando bien. Sin embargo ahora puedo dejarla sumergida horas (una vez se me olvidó y la deje toda la noche en un vaso con agua), y su volumen máximo es inferior al de antes ya que caben sin problemas las dos plumas. ¿Esto quiere decir que probablemente la Cartera Frío acabe perdiendo su efecto?. La web oficial dice que debe durar de 12 a 18 por lo menos, e incluso más tiempo; y que no obstante “no dejará de funcionar de un día para otro, sino que tardará más en activarse”; lo importante, que los cristalitos que contiene tomen forma de gel.

Ah, y no he tenido problemas en el aeropuerto. Me han revisado las placas de hielo pero nunca la Cartera Frío. Aunque es imprescindible llevar el “informe médico para viajar con insulinas” para garantizar que nos dejarán pasar sin problemas.

Y ya os digo que, si bien la que tengo es muy cómoda para llevarla en el bolso, no descarto comprarme otra más grande para los viajes. Las placas de hielo van bien pero tienen algunos inconvenientes, sobre todo para mi que soy una despistada. Si viajo en hostales o albergues no puedo disponer de un congelador con comodidad a veces he olvidado la cartera en la nevera del hostal; o incluso no he podido congelarla de nuevo, o se me ha olvidado de primeras y me ha tocado improvisar con alimentos congelados del super…

Bueno, esto son un poco mis aventuras y divagaciones, pero creo que con una Cartera Frío grande no tendría estos problemas… lo mismo se la pido a los Reyes Magos…

Ver “Mantener fría la insulina”


De Lantus OptiSet a Lantus SoloStar

10/12/2010


¡Por fin un rediseño de la pluma de Lantus! Era necesario, y desde mi punto de vista ha sido totalmente exitoso, ahora veremos por qué.

Pero antes aclarar que una obviedad quizás, y es que la insulina es la misma en todos los sentidos: el mismo tipo,la misma cantidad de insulina, la misma correspondencia unidades y mililitros, y el mismo calibre para las agujas (en la imagen se ve que uso una aguja diferente en cada, pero es sólo porque el centro de salud me ha dado esta vez una marca diferente y tengo las dos marcas mezcladas).

Los cambios y ventajas que he apreciado en la Lantus OptiSet, ahora Lantus SoloStar  son:

  • Como podéis apreciar en las imágenes, en la nueva pluma se ve claramente cuantas unidades hemos seleccionado, mientras que en la anterior podía ser un poco confuso. Ahora la parte posterior de la pluma sobresale de un modo mucho más evidente al ir añadiendo unidades, y los números son considerablemente más grandes facilitando la lectura.

  • ¿Veis las flechitas que en la pluma antigua nos indican el sentido en el que debemos girar el botón para seleccionas las unidades? Pues con Lantus Optiset podemos girar la rueda para aumentar el número de unidades, pero también para retroceder; acción que no permitía la anterior pluma. Puede parecer una estupidez, pero es mucho más cómodo. Si quiero ponerme 20 unidades y me paso en la selección y marco 22, sólo tengo que volver un par de clics hacia atrás, mientras que antes tenía que volver a darle toda la vuelta.
  • La antigua Lantus sólo permitía inyectar hasta 40 unidades de una vez, mientras que la Lantus Optiset permite hasta 80 unidades.

  • ¿Veis esas rayitas que hay entre los números pares? ¡Sí! La pluma Lantus Optiset por fin permite poner unidades impares. Yo la verdad es que no me acostumbro, y aún pienso sólo en números pares.
A modo de conclusión, valorando el positivo aunque tardío rediseño de las plumas Lantus, y pensando también en algunas deficiencias que tienen los glucómetros de diversas marcas y el diseño del estuche (bonitos pero poco funcionales)…
¿es que no han sido diseñados por diseñadores diabéticos?

Como diseñadora, y como paciente, señalo la falta: Sanofi AventisLillyJohnson & Johnson… si hacéis productos para diabéticos, ¡contratad profesionales diabéticos!

Ver el post original


“Endocrinología N.º 3″ en [self] ~imaging v.4 (NewMediaFest’2010)

17/08/2010

NewMediaFest 2010VideoChannel Cologne han realizado una colección internacional de vídeo online llamada [self]~imaging en la que 100 artistas se muestran a sí mismos en formato vídeo.

El proyecto Historia 1857557 participa en la cuarta entrega de la muestra con el vídeo Endocrinología N.º 3 y quería invitaros a todos y todas.

Para acceder al vídeo Endocrinología N.º 3 debéis acceder a la 4ª edición, y clicar en Lara Salinas Alejandre.

¡Espero que os guste y disfrutéis la muestra!


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 303 seguidores