Controles 15.03.2012 a 30.03.2012. (Con y sin) los pilares del control de la diabetes.

01/04/2012

Este año las alergias han comenzado bastante tarde, pero igualmente han comenzado. ¿Qué tiene la alergia que ver con el control de la diabetes? Que yo sepa directamente nada, pero indirectamente mucho.

Estaba saliendo a correr unos 20 minutos diarios, pero hace unos días que no puedo correr al aire libre a causa de mi alegria al polen de olivo y gramíneas. Así que de repente me vi sin ejercicio físico y con bastante estrés. Para colmo estuve de viaje, por lo que no tenía una rutina ni un control alimentario estricto que me ayudasen a retomar el control.

Así que recapitulando:

diabetes + estrés – deporte – dieta controlada – rutina = ¡caos!

¿Y qué hay acerca del estrés? ¿Es normal que se me suba a 500 y no consiga bajarmela ni con suplementos?

Mi endocrino me dijo “Puede pasar”. Por desgracia no me dijo ninguna solución mágica, y me dijo que yo había procedido casi correctamente al tratrame las hipoglucemias. ¿Qué hice?.

  1. En primer lugar comencé a beber mucha agua
  2. y mientras tanto pesé y me aseguré de haberme puesto todas las insulinas, y haberlo hecho correctamente.
  3. Como no encontré ningún error me suplementé con insulina rápida, y me controlé con frecuencia para ver el efecto del bolo de insulina rápida.
  4. Al ver que la insulina rápida no tenía apenas efecto tras una hora y media, (que es el periodo de máxima actuación de la ultrarápida), sino que la glucosa me seguía subiendo decidí tirar las insulinas por si se habían estropeado y perdido acción.
  5. Pero no me suplementé más, por miedo a provocarme una hipoglucemia. Pasadas cuatro horas del suplemento de insulina rápida vuelvo a suplementarme, y nada.
  6. En mi caso, siendo las 5 de la mañana pensé que tendría que acabar bajando, y me fui a dormir. ¡Este fue mi error! Podría haberme dado una hipoglucemia mientras dormía.
  7. En mi defensa diré que estaba agotada, y que me desperté a las 3 horas para comprobar cómo seguía todo.

Ah, sí, y ¿cómo evitar que la situación de estrés se vuelva a repetir? ¡Evitándola! Parece sencillo pero puede ser extremadamente difícil. Si no podemos evitar la situación de estrés al menos debemos intentar que el resto de pilares del control de la diabetes los llevamos bien: buena dieta, ejercicio regular, insulina y al ser posible regularidad en los horarios.

Tras este episodio decidí que tenía que volver a hacer ejercicio físico inminentemente. El 25 de marzo me apunto a un gimnasio, y la situación comienza a normalizarse radicalmente.

Este es un modo práctico de comprobar (en cuerpo ajeno para vosotr@s) como la diabetes tipo 1 requiere de insulina, y en igual medida ejercicio físico y control de la alimentación. ¡El cambio es absolutamente evidente!


Controlando la glucemia en el ejercicio físico IV

16/06/2011

El pasado 13 de junio decidí salir a patinar, a la misma hora del post anterior, las 8:00 PM; para que las condiciones fuesen las mismas… ¡No hay dos días iguales! Y a veces –casi siempre– es difícil establecer un patrón. No desisto, toda información es útil, y cada vez conozco mejor mi diabetes.

Antes de hacer ejercicio físico, al igual que antes de conducir me miro la glucosa. Siempre me controlo el azúcar antes de conducir.

85 mg/dL, me parece un poco baja, demasiado próximo a una posible hipoglucemia, así que me tomo un yogur (6,6 gr de hidratos de carbono), prácticamente segura de que la glucemia se mantendría o subiría un poquito.

15 minutos después de la ingesta me vuelvo a hacer un control. Para mi sorpresa 81 mg/dL. ¡Vaya!

Así que me tomo un zumito, mi eterno aliado de 24,6 gr de hidratos de carbono de absorción rápida. A los 15 minutos estoy en 135 gr/dL.

Pienso que debería haberme tomado sólo medio zumo, que con unos 12 gr de hidratos de carbono habría sido suficiente. Pero la verdad es que la hipoglucemia ya me estaba retrasando media hora. No quería perder más el tiempo, y temía que si me tomaba sólo medio zumo al controlarme siguiese estando baja, porque entonces habría tenido que cancelar el ejercicio.

Y una vez más sin suplemento de insulina, esta vez por motivos diferentes. No me pareció correcto inyectarme… quizás fue una reacción un poco irracional, cierto miedo a la hipoglucemia… pero si acababa de tener 81 gr/dL y me había tomado un zumo para subir la glucemia, ¿cómo me iba a poner ahora dos unidades de insulina rápida! Además, tenía previsto que el ejercicio esta vez fuese algo más largo.

Después de todo a las 8:00 PM comencé a patinar, –copio estadísticas de My Track para Android–, durante 30 minutos recorrí 5 km, a una velocidad promedio de 10 km/hora. A un ritmo normal en patines, que por cierto el perro apenas podía seguir ;)

Tras el ejercicio 199 gr/dL. Como esta glucemia es justo antes de la cena, y acabo de hacer ejercicio físico no me pongo suplemento, sólo 4 unidades de Humalog en la cena (bastante ligera por cierto) y listo.

Hoy quiero volver a ir a patinar… a ver que sucede :)


Controlando la glucemia en el ejercicio físico III

08/06/2011

Ayer salí a hacer ejercicio físico, tal como anuncié en el twitter de Histria 1857557 con 135 mg/dL, y sin extra de insulina.

Salí a correr sobre las 8:00 PM. El efecto de la insulina rápida del almuerzo ya había pasado, y de lenta no debía tener demasiado porque me la estoy poniendo en una única puesta a las 11:00 PM; y ahí está la clave de mi empecinamiento en creer que no necesito insulina para salir a correr, pero vamos por partes.

Al hacer ejercicio por las mañanas, antes de desayunar, ya había quedado claro que necesito un suplemento de insulina rápida, , por diferentes motivos que ya comentamos en el post anterior. Pero, ¿y por la tarde?. Me avenuro a salir a correr sin extra de insulina…

y tras 20 minutos éste es el resultado…

La conclusión es que necesito al menos 3 unidades de insulina rápida –Humalog– antes de realizar ejercicio, partiendo de la base de que no voy a ahcer ejerecicio justo después de una puesta de insulina/comer.

Sin embargo antes no necesitaba este suplemento de insulina. Recuerdo ir al gimnasio en ayunas con 80 mg/dL aprox. y una hora después continuar con una glucemia muy similar, el riesgo por aquel entonces era la hipoglucemia, no la hiperglucemia.

¿Por qué? Deduzco que por la variación de la insulina lenta. Por aquel enconces creo que aun no me ponía Lantus, sino otra insulina lenta cuyo nombre ya ni recuerdo; y lo que es seguro es que hacía dos puestas: una en el almuerzo y otra antes de dormir, porque con una sola no me alcanzaba. Sin embargo solía tener el problema de que se me solapase el efecto de ambas puestas de insulina, y tenía bastantes bajadas de azúcar. Recuerdo que no me aclaraba con la lenta… durante ese periodo comenzó a gestarse este proyecto, y a realizar las fotos que componen Acefalia.

Post relacionados:

2011/01/21/ Controlando glucemia en el ejercicio físico

2011/06/02/ Controlando la glucemia en el ejercicio físico II


Controlando la glucemia en el ejercicio físico II

02/06/2011

Llevo más de tres meses sin escribir en el blog, los tres meses que he estado en Colombia. Y aunque durante estos tres meses se han dado situaciones que quiero dejar recogidas en el blog, no he tenido tiempo material para mantenerlo al día -en serio, ni un minuto-.

Tras este lapso de tiempo no sabía cómo empezar de nuevo, así que comienzo con una disculpa a quienes habéis entrado durante estos meses preguntándoos qué habrá pasado con Historia 1855757, y anunciando que tras este post publicaré los referentes al viaje intercontinental y mi estancia en Colombia.

Durante estos meses no he podido postear, ni salir a correr. Ayer ya tenía la glucemia bien regulada, –tras el viaje desde América del que hablaré más adelante– y salí a correr antes de desayunar, esta vez usando My Tracks para Android, que permita exportar la ruta a un KML.

Mi pauta de insulina actual –podéis comprobar que mi rutina cambia frecuentemente, y con ella las unidades de insulina– es la común cuando no estoy estresada y me alimento correctamente –situación no tan usual como debería, en fin–:

Humalog (rápida) 4 u / 6 u / 6 u

Lantus: 18 u (tras la cena)

Vamos allá

El día antes de salir a correr me puse 18 unidades de Lantus. Antes de salir a correr tenía 158 mg/dL, y me puse 3 unidades de Humalog sin comer nada, sólo para salir a correr.

Corrí poco más de 10 minutos, porque siendo el primer día tras tres meses de sedentarismo no quería hacer un sobreesfuerzo.

Tenéis todos los detalles en la ruta en archivo KML, que podéis abrir en Google Earth.

A pesar de haberme puesto el supolemento de rápida, y que esutve poco tiempo corriendo, dos horas depués del ejercicio físico, y aun en ayunas se me subió a 217 mg/dL.

Me ha extrañado bastante que incluso con suplemento la glucosa haya subido tanto. Me habría gustado salir hoy también a correr, para ver qué tal me iba, pero por lo pronto no he podido; si todo va bien, este domingo.

Post relacionados:

2011/01/21/ Controlando glucemia en el ejercicio físico

2011/06/08/ Controlando la glucemia en el ejercicio físico III


Un año usando la Cartera Frío

14/12/2010


Ver “Mantener fría la insulina”

La Cartera Frío es el sistema que suelo usar, tanto en la calle como en casa, para conservar la insulina a una temperatura óptima, y asegurarme de que no se echará a perder.

Ya llevo más de un año usando la Cartera Frío, y sólo puedo decir que ¡quiero otra más grande! (:

Es cierto que la cartera no es barata, pero para mi ha sido una inversión que sin duda vale la pena (y no, no me llevo comisión… lamentablemente XD). La verdad es que después de un año de traqueteo, dentro del bolso, mochila, en la playa y tras haberla pasado varias veces por la lavadora la funda exterior empieza a verse un poco vieja, pero enfriar, que es lo que importa, sigue enfriando perfectamente; y no he vuelto a tener un sólo problema con las insulinas a causa de un golpe de calor.

Al releer el primer post he corregido que no lo uso con Glucagón. Vi en MiDibaetes.cl que Marcelo lo usaba, y aunque con excepticismo porque es un medicamento que no quiero que se ponga malo bajo ningún concepto (imaginaos una situación de urgencia en la que necesitamos el glucagón y que éste no funcione correctamente…) confíe en el criterio de Marcelo y lo he transportado algunas veces en la Cartera Frío, y la verdad es que parece que conservaba bien su temperatura.

La cartera sigue enfriando bien. Sin embargo ahora puedo dejarla sumergida horas (una vez se me olvidó y la deje toda la noche en un vaso con agua), y su volumen máximo es inferior al de antes ya que caben sin problemas las dos plumas. ¿Esto quiere decir que probablemente la Cartera Frío acabe perdiendo su efecto?. La web oficial dice que debe durar de 12 a 18 por lo menos, e incluso más tiempo; y que no obstante “no dejará de funcionar de un día para otro, sino que tardará más en activarse”; lo importante, que los cristalitos que contiene tomen forma de gel.

Ah, y no he tenido problemas en el aeropuerto. Me han revisado las placas de hielo pero nunca la Cartera Frío. Aunque es imprescindible llevar el “informe médico para viajar con insulinas” para garantizar que nos dejarán pasar sin problemas.

Y ya os digo que, si bien la que tengo es muy cómoda para llevarla en el bolso, no descarto comprarme otra más grande para los viajes. Las placas de hielo van bien pero tienen algunos inconvenientes, sobre todo para mi que soy una despistada. Si viajo en hostales o albergues no puedo disponer de un congelador con comodidad a veces he olvidado la cartera en la nevera del hostal; o incluso no he podido congelarla de nuevo, o se me ha olvidado de primeras y me ha tocado improvisar con alimentos congelados del super…

Bueno, esto son un poco mis aventuras y divagaciones, pero creo que con una Cartera Frío grande no tendría estos problemas… lo mismo se la pido a los Reyes Magos…

Ver “Mantener fría la insulina”


De Lantus OptiSet a Lantus SoloStar

10/12/2010


¡Por fin un rediseño de la pluma de Lantus! Era necesario, y desde mi punto de vista ha sido totalmente exitoso, ahora veremos por qué.

Pero antes aclarar que una obviedad quizás, y es que la insulina es la misma en todos los sentidos: el mismo tipo,la misma cantidad de insulina, la misma correspondencia unidades y mililitros, y el mismo calibre para las agujas (en la imagen se ve que uso una aguja diferente en cada, pero es sólo porque el centro de salud me ha dado esta vez una marca diferente y tengo las dos marcas mezcladas).

Los cambios y ventajas que he apreciado en la Lantus OptiSet, ahora Lantus SoloStar  son:

  • Como podéis apreciar en las imágenes, en la nueva pluma se ve claramente cuantas unidades hemos seleccionado, mientras que en la anterior podía ser un poco confuso. Ahora la parte posterior de la pluma sobresale de un modo mucho más evidente al ir añadiendo unidades, y los números son considerablemente más grandes facilitando la lectura.

  • ¿Veis las flechitas que en la pluma antigua nos indican el sentido en el que debemos girar el botón para seleccionas las unidades? Pues con Lantus Optiset podemos girar la rueda para aumentar el número de unidades, pero también para retroceder; acción que no permitía la anterior pluma. Puede parecer una estupidez, pero es mucho más cómodo. Si quiero ponerme 20 unidades y me paso en la selección y marco 22, sólo tengo que volver un par de clics hacia atrás, mientras que antes tenía que volver a darle toda la vuelta.
  • La antigua Lantus sólo permitía inyectar hasta 40 unidades de una vez, mientras que la Lantus Optiset permite hasta 80 unidades.

  • ¿Veis esas rayitas que hay entre los números pares? ¡Sí! La pluma Lantus Optiset por fin permite poner unidades impares. Yo la verdad es que no me acostumbro, y aún pienso sólo en números pares.
A modo de conclusión, valorando el positivo aunque tardío rediseño de las plumas Lantus, y pensando también en algunas deficiencias que tienen los glucómetros de diversas marcas y el diseño del estuche (bonitos pero poco funcionales)…
¿es que no han sido diseñados por diseñadores diabéticos?

Como diseñadora, y como paciente, señalo la falta: Sanofi AventisLillyJohnson & Johnson… si hacéis productos para diabéticos, ¡contratad profesionales diabéticos!

Ver el post original


Controles de 11.08.2010 a 16.08.2010

16/08/2010

Cambio radical desde que estoy en Sevilla.

Aun tengo que reajustar la dosis porque tengo hipoglucemias nocturnas bastante peligrosas (24 mg/dl).

Aunque en Sevilla tengo menos actividad física, el estrés es cero. Siempre me ha afectado muchísimo estrés, para mí la más mínima tensión es equivalente a 200 mg/dl, ¡una vez antes de un examen importante me puse en 400 mg/dl! Anímicamente no lo puedo controlar, aunque cuando es posible el deporte ayuda.

Respecto a los ajustes que tengo que realizar… Puesto que llego bien a la cena, y las hipoglucemias han sido o bien justo después de cenar, o al poco de dormir, las atribuyo a la insulina rápida. Así que voy a mantener las 20 u. de Lantus y a bajar aun más la Humalog en la cena.

¿Qué cambios realizaríais vosotros? ¿Creéis que debería bajarme la Lantus del medio día en vez de la rápida de la cena? Agradeceré vuestra colaboración, ¡la cuestión es ir aprendiendo!

Y en breve os contaré los resultados :)


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 304 seguidores