Cobertura médica en Reino Unido

12/12/2012

Como estudiante universitaria europea en el Reino Unido, todos los trámites burocráticos están siendo muy sencillos. No obstante voy a escribir este post como una pequeña guía de los pasos que he ido siguiendo para pedir cita con el médico de cabecera (GP general practitioner) y conseguir recetas de tiras reactivas e insulinas, ya que por sencillo que sea el papeleo el funcionamiento del NHS –equivalente a la Seguridad Social– es diferente.

De las primeras cosas que hice al instalarme en el Reino Unido fue ir al centro de salud. El centro de salud esta dentro del campus universitario, e ir formaba pare del programa de bienvenida. Sólo tuve que presentar mi tarjeta universitaria, y rellenar un formulario con mis datos personales, y al poco me llego a casa una carta con mi número del NHS. En unos meses viene mi pareja, y tendrá que realizar estos trámites, así que actualizaré este apartado.

Es importante no confundir el número del NHS, que es sólo para el médico, con el National Insurance Number, que es algo así como el equivalente al DNI y que generalmente requieren para trabajar.

Con el número del NHS pedí cita en el centro de salud. El GP me hizo las pregunta pertinentes acerca del tratamiento de la diabetes tipo I y el hipotiroidismo, y me preguntó si quería trasladar mi expediente y asignarme un endocrino aquí en Reino Unido. Como no estoy muy segura de que sí el cambio implicaba perder el derecho a asistir al especialista en España -ahora que lo pienso parece un poco absurdo- dije que no. Supongo que siempre estoy a tiempo de cambiar de opinión.

Os recomiendo que antes de viajar os acerquéis a vuestra farmacia y comprobéis que los medicamentos que utilizáis están disponibles en el Reino Unido. De este modo, si no esta disponible la misma marca será mucho más fácil encontrar una equivalente y evitar malentendidos. De antemano os digo que Humalog, Lantus y las tiras OneTouchEasy están disponibles.

Finalmente el GP me proporcionó las recetas -prescriptions-. En la parte de atrás de cada receta hay una serie de opciones que recogen las diferentes condiciones por las que un paciente estaría exento del pago de medicamentos. Debemos marcar la casilla que dice que estamos en posesión de un Medical Exemption Certificate válido.

En la práctica no importa que no sea así, sólo marcamos la casilla, firmamos la receta, y si el farmacéutico nos pregunta le decimos que la tarjeta esta en trámite.

Un dato curioso es que el farmacéutico tiene que darnos todos los medicamentos que figuran en la receta al mismo tiempo. Por lo que sí tiene que encargar alguno de ellos, tendremos que esperar a que estén todos listos para poder pasar a recogerlos.

20121212-104509.jpg

Bueno, y ¿cómo tramitamos el Medical Exemption Certificate? Debemos pedir el formulario FP92A, o decir que queremos tramitar el Medical Exemption Certificate. Es en el centro de salud donde os podrán proporcionar ese documento, no en la farmacia. Os recomiendo que solicitéis el documento antes de vuestra primera cita con el médico, así podéis rellenarlo (sólo pide información básica acerca del domicilio y cosas así) y que vuestro doctor os lo firme durante la consulta. Luego podéis probar a ver si en el propio entro de salud os tramitan en envío, y sino enviarlo a la dirección postal que aparece en el formulario.

Yo lo solicite la semana pasada, y cuando llegue actualizare la entrada.

20121212-190512.jpg

En resumen, los pasos son:

    En España, consultar a nuestro farmacéutico y asegurarnos de que los medicamentos que utilizamos están disponibles en el Reino a unido, o averiguar su equivalente.
    Inscribirse en un centro de salud. Llevar el pasaporte (copia y original), y si es posible uno o dos documentos que acrediten nuestro domicilio.
    Una vez que os llegue la confirmación por correo postal a vuestro domicilio, pedir cita en el centro de salud. Aprovechar para solicitar un formulario para la exención del pago de medicamentos.
    A la primera cita médica es muy recomendable llevar un informe del médico anterior, los medicamentos que estamos utilizando, y el formulario listo para ser firmado por el doctor.
    En la anverso de la receta marcar la casilla correspondiente, -Medical Exemption- y firmarla. Y comprobar que las medicinas que nos han proporcionado son las adecuadas.

Retiran Lantus Optiset y la sustituyen por Lantus Solostar, pero la insulina es la misma.

08/05/2012

Hace tiempo que en Hisotria 1857557 hablábamos del nuevo diseño de algunas plumas de insulina (mayo de 2010) y más concretamente del cambio de la pluma Lantus Optiset por Lantus Solostar (diciembre de 2010), que es una pluma con mejor diseño.

Recientemente se está hablando mucho de las insulinas Lantus, ya que hay bastante confusión entre sus usuarios debido al cambio de formato y nombre de las plumas. Y es que el 15 de febrero de 2012 se anunció la “sustitución definitiva del antiguo dispositivo Optiset por el dispositivo SoloStar”.

Han cambiado la pluma, pero la insulina que contenía Lantus Optiset y que contiene Lantus SoloStar es la misma, y el uso de las plumas es muy similar, siendo más sencilla la pluma SoloStar. Si tenéis dudas al respecto no dudéis en ir a vuestro centro de salud, o consultar en vuestra farmacia, y adicionalmente podéis consultar el artículo referente al cambio de la pluma Lantus Optiset por Lantus Solostar (diciembre de 2010)

Las plumas de Lantus Optiset han dejado de fabricarse, pero seguirán distribuyéndose hasta fin de existencias. Esto puede generar algunas confusiones, por ejemplo que al médico no le aparezca la insulina Lantus Optiset en el programa informático cuando va a extendernos la receta, o que tengamos una receta de Lantus Optiset que no podamos validarla en la farmacia porque ya han agotado las existencias y sólo tienen Lantus Solostar. Por eso es importante recordar que…

Lantus Optiset y Lantus SoloStar contienen la misma insulina, el mismo precio, la misma cantidad, la misma proporción de unidades… pero diferente nombre y código a efectos administrativos (en lo que compete al médico y la farmacia)

Os adjunto el comunicado de SANOFI, que proporciona un número de teléfono gratuito 900 24 77 24 para cualquier consulta que tengáis al respecto.


En invierno: insulina + calefacción = Cuidado!

15/11/2011

Donde se debe guardar la insulina (que usamos en ese momento) en invierno?

Se acerca el invierno y comienza a hacer frío. Depende de donde vivas puede que ya hayas puesto la calefacción. Pues bien, hay que tener cuidado con las insulinas ya que la calefacción puede descomponerlas.

Las insulinas se ven afectadas negativamente por los cambios bruscos de temperatura y las exposiciones prolongadas a temperaturas inadecuadas, como puede ser el calor excesivo de la calefacción.

Sin embargo, guardar la insulina en la nevera y sacarla para cada puesta NO es una solución. Según nos dijeron en el curso de diabetes eso sería exponer a la insulina a cambios bruscos de temperatura. La insulina en el frigorífico para su conservación, pero no para almacenar la pluma que estemos usando.

Así que hay que dejarla en un lugar fresco, a temperatura constante. Yo siempre la llevó dentro del bolso junto al glucómetro, así que en mi caso la cuestión es donde ubicar el bolso dentro de casa. Si bien en verano lo colocaría en el salón, en invierno es el lugar más caldeado de la casa, así que lo dejo en la entrada, donde no llega la calefacción y está fresco.

Es importante proteger las insulinas del calor también en invierno, alejandolas de los focos de calefacción.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 303 seguidores