Controles de 22.08.2010 a 21.08.2010

Estos son unos controles bastante especiales para mí.

El 22 de agosto mi perro me mordió y desgarró el labio superior (sí, mi perro).

Fui corriendo al hospital, y en apenas una hora desde que me mordió los cirujanos plásticos ya habían terminado su trabajo, puntos internos y puntos externos, mi labio era una maraña de hilos pero el labio estaba en su sitio, que para mi no era poco.

Claro que a la hora de comer apenas podía abrir la boca por toda la inflamación, y tampoco tenía mucha hambre. Estaba preocupada por la posibilidad de una infección, o por cómo iba a controlar la glucemia, cómo iba a calcular las puestas de insulina y demás.

Y la verdad es que todo fue bastante bien. Los antibióticos hicieron su trabajo, y fui frecuentemente a curas para controlar la cicatrización, y cinco días más tarde ya me habían quitado todos los puntos; una semana más tarde se me calló la postilla, y hoy (un mes más tarde) tengo la cicatriz, que me protejo del sol, y que aunque muy despacio va evolucionando favorablemente.

Las glucemias de estas semanas han sido muy interesantes. Os podéis imaginar que mi estilo de vida ha sido extremadamente sedentario, de ahí las 20 u de Lantus al medio día, pero también ha sido muy rutinario, lo que ayuda al control.Las comidas han sido bastante irregulares, físicamente no podía comer de todo porque no podía abrir bien la boca o comer platos de cuchara, por lo que muchas veces me ponía la insulina ya empezada la comida o incluso después, para ajustar con más precisión las unidades de rápida.

La cuestión es que me he dado cuenta de que no cumplo con la dieta estricta que debería, y que una vez más no reflexiono lo suficiente. Mientras la herida cicatrizaba pensaba muy bien todo lo que iba a comer, y media con exactitud los hidratos de carbono, y valoraba el ejercicio que había realizado o iba a realizar para evitar a toda costa una hipoglucemia (tenía que beber con pajita, y aun así me costaba). Valoraba qué y cuándo iba a comer,  y puesto que después de comer tenía que limpiar la herida y me daba pánico la posibilidad de una infección, adiós a la gula, nada de picar entre horas.

Creo que en líneas generales me ha ido bastante bien, exceptuando algunas subidas rebote de hipoglucemias, y estoy muy contenta de que la diabetes no me haya afectado en nada, es más, de haber aprendido algo más acerca de su control. ¡Hay que mirar el lado positivo! :)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: